Please reload

Entradas recientes

Semana Nacional de la Prevención del Suicidio

September 10, 2019

1/10
Please reload

Entradas destacadas

Es de gran conocimiento que los seres humanos somos seres sociales por naturaleza y necesitamos el contacto e interacción con otras personas. Está científicamente probado que las relaciones con otros mamíferos pueden ayudarnos a estar mejor con nosotros mismos. El hecho de relacionarnos socialmente está directamente ligado a nuestra calidad de vida, y, por tanto, a nuestra propia felicidad entendida en términos reales como algo que fluctúa a lo largo de las etapas de la vida. Pero ¿Qué sucede cuando estas relaciones no son saludables?

 

Existen las relaciones de amistad, las relaciones amorosas, las relaciones laborales, las relaciones familiares, y cómo no mencionar que también pueden existir las relaciones tóxicas.  

 

En este boletín informativo señalamos los distintos escenarios donde se presentan las relaciones tóxicas. Son relaciones que provocan desajustes en nuestra salud física y mental. Cuando hablamos de personas tóxicas sabemos que podemos apartarnos de ellas, con dificultad, pero podemos.

 

En el amor

 

 

¿Qué es un amor tóxico?1

 

 

El amor es quizás el ideal más elevado y las relaciones dan sentido y propósito a nuestras vida. Nos animan y motivan. Ser amados, apreciados y entendidos valida nuestro sentido de autoestima y alivia nuestros temores de soledad. Pero, en ocasiones, un hermoso romance se vuelve en un amor tóxico y agotados. Lo que fue un sueño maravillo se convierte en una horrible pesadilla.

 

Un amor tóxico es aquel que contamina tu autoestima, tu felicidad y la forma que te ves. Las relaciones pueden comenzar de manera saludable, pero los malos sentimientos, el mal historial o las necesidades insatisfechas a largo plazo pueden agravarse, contaminar la relación y cambiar a las personas que la integran. Puede suceder fácil y rápidamente, y puede sucederle a las personas más fuertes.

 

Señales de que estás en una relación tóxica

  1. Pretende controlar tu tiempo y tu personalidad

  2. Pregunta constantemente por tus horarios y planifica tu vida

  3. Te menosprecia y te hace sentir que no tienes valor

  4. Utiliza el chantaje emocional

  5. Hace lo posible por restarle importancia a tus méritos y virtudes

  6. Te culpabiliza de problemas que tiene en su vida laboral o con otras personas ajenas a la relación

  7. Siempre está recordándote todos los fallos que cometiste en el pasado

  8. Te agrade físicamente

  9. Te agrede emocionalmente. Es posible que creas que no estás experimentando abuso si no has sido herida físicamente 

 

Es posible que sufras abuso emocional o verbal si alguien:2

  • Quiere saber lo que estás haciendo todo el tiempo y quiere estar en contacto constantemente.

  • Exige las contraseñas de tu teléfono, email y redes sociales y muestra otros signos de abuso digital.

  • Actúa muy celoso, incluso te acusa constantemente de engañarlo.

  • Te impide o te desanima a que te reúnas con familiares o amigos.

  • Intenta evitar que vayas al trabajo o la escuela.

  • Se enfada de una forma que te atemoriza.

  • Controla tus finanzas y cómo gastas tu dinero.

  • No te deja ver a un médico.

  • Te humilla frente a los demás.

  • Te llama por nombres insultantes (como "estúpida/o", "asquerosa/o", "inútil", "zorra/perro" o "gorda/o").

  • Amenaza con herirte a ti, a las personas que te importan o a tus mascotas.

  • Amenaza con llamar a la policía para denunciarte por un acto inmoral.

  • Amenaza con hacerse daño cuando se enoja contigo.

  • Dice cosas como: "Si yo no puedo tenerte, entonces nadie puede"

  • Toma decisiones por ti (como qué ropa usar o qué alimentos comer)

¿Cómo salir de una relación tóxica?1

 

Las relaciones tóxicas afectan la salud y la autoestima de los miembros de la relación, provoca infelicidad e insatisfacción y a pesar del sufrimiento que ocasiona, es muy difícil salir de ellas. 

  • Reconoces que estás en una relación tóxica, no te autoengañes.

  • No eres el/la único/a culpable de que la relación no funcione

  • Identifica las conductas tóxicas

  • Di no al miedo, mereces algo bueno

  • Busca ayuda psicológica

 

En la familia

 

Sí, hasta en nuestro núcleo más cercano ocurre. No todas las familias son lo que deberían ni la imagen que nos venden. Es complicado definir un núcleo familiar como tóxico. Para tener una imagen más clara de las características de una familia tóxica, les presentamos la tipología del psicoanalista estadounidense, Donald Meltzer.

 

Cuatro tipologías de grupo familiar.

  1. Familia aglutinada: Exagerada tendencia a ir “todos a una” y falta de identidad propia. El individuo tiene poca importancia. Puede aparecer el efecto claustrofóbico, creando la sensación de que uno no puede salir de esta estructura familiar. Mente cerrada y basada en la desconfianza: "Nosotros somos los buenos, los otros los malos".
  2. Familia Uniformada: Tendencia a la sumisión, se niegan a las diferencias. Las interacciones dentro de la familia son rígidas. Abunda la autoridad y la exigencia. Hay mucho control y poca reflexión.
  3. Familia Aislada: En la familia aglutinada y la uniformada lo importante era el grupo, en esta la importancia recae en el individuo. Predomina la individualidad, por lo tanto, se da un deterioro de la identidad grupal. Las interacciones dentro de la familia son superficiales.
  4. Familia integrada: Existe un equilibrio entre individuo y grupo. Los roles son flexibles y se fomenta la capacidad reflexiva. Cada uno puede pensar de forma diferente y no por ello deja de ser de la familia. Se aceptan las diferencias y la crítica.
Características de una familia tóxica 4
  • Abuso o violencia familiar. El impacto psicológico en una persona que recibe abusos es muy grave (baja autoestima, sentimientos de inutilidad, culpa…). La violencia intrafamiliar es un problema muy grave que debe ser solucionado de inmediato.
  • Exceso de control. Un control excesivo impide que la persona controlada desarrolle de un modo saludable y independiente. Lo que conlleva a generar dependencia y conductas evitativas y emocionalmente desadaptativas.
  • Conflicto constante. Que exista el conflicto es natural y saludable para evolucionar. Sin embargo, cuando el conflicto es muy frecuente e intenso acaba generando desgaste entre los miembros de la familia.
  • La adicción al alcohol u otras drogas de uno o varias personas de la familia. Una adicción puede provocar muchas dificultades económicas y emocionales en una familia.
  • Falta de comunicación. La falta de comunicación genera sentimientos de incomprensión.
  • Alto nivel de exigencia y expectativas. Necesidad de que los hijos estén a la altura de las expectativas de los padres.
Baja responsabilidad de los padres. En ocasiones los padres son inmaduros y tienen poca responsabilidad y hacen que los hijos tengan que asumir un rol adulto de forma demasiado anticipada, hecho que no es nada saludable.
 
¿Qué podemos hacer?4 y 5
  1. Aprende a decir no. No vas a querer menos a los demás por decirles que no de vez en cuando.

  2. Utiliza el respeto mutuo y el espacio de cada uno. Cada persona debe tener su espacio y su intimidad personal. Así que no permitas que nadie rompa esos límites. Tienes que respetar a los demás miembros de tu familia, pero también ellos deben respetarte a ti.

  3. No intentes cambiar a una persona tóxica. Acepta que tu familiar nunca cambiará si él no quiere. Es mejor tomar la decisión de priorizar tu bienestar en lugar del de los de tu alrededor.

  4. Pon cierta distancia. Poner distancia física puede ayudar a recuperar el control de tu vida.

  5. Expresa lo que sientes con alguien de confianza. En lugar de reprimir tus emociones, busca la manera de exteriorizarlas

  6. Pasa tiempo con personas que te hagan sentir bien. Relaciónate con personas que te den afecto y saquen lo mejor en tí.

En el trabajo

 

Pasamos más tiempo en el lugar de trabajo que en nuestro hogar, por lo tanto, todos anhelamos estar en un lugar de trabajo que se destaque por el compañerismo, la colaboración, respeto y otros valores que enriquecen el equipo. Sin embargo, es muy probable que en algún momento de tu vida laboral te encuentres con algún compañero/a y/o supervisor tóxico/a. Además de ver a esa persona todos los días, tenemos que trabajar con ella, lograr un objetivo concreto entre ambos (o entre un grupo) y que resulte exitoso.
 
A continuación le presentamos algunos tipos de compañeros tóxicos. 6
  1. El/la protagonistaEs una persona que busca siempre ser el centro de atención. Se adueña de las conversaciones imponiendo sus puntos de vista. Es siempre muy competitivo y hace lo que sea para lograr sus objetivos.
  2. El/la contrarioEs una persona que nunca está de acuerdo con las opiniones o decisiones de los demás. Siempre lleva la contraria. Es muy difícil llegar a un acuerdo.
  3. El/la chismoso/a: Se pasa comentando e informando sobre los demás. En ocasiones, actúa de «espía» e informa a su superior sobre detalles irrelevantes, pero que perjudican a los demás.
  4. El competitivoSu competitividad no tiene límites. Nunca deja escapar una buena oportunidad. Siempre están al acecho para adueñarse de los méritos de los demás a ojos de sus superiores.
  5. El/la desganado/aUno de los peores compañeros de trabajo tóxicos es aquel que realiza su trabajo de manera poco eficiente. No les importan ni su trabajo ni sus compañeros de trabajo. Emplean la «ley del mínimo esfuerzo» algo que repercute negativamente en el grupo de trabajo.
  6. El/la informalNunca respeta los tiempos de entrega. Siempre se retrasa con el trabajo, llega tarde a las reuniones y al trabajo, etcétera. La irresponsabilidad de este tipo de persona afecta a los demás en un grupo de trabajo.

 

¿Qué podemos hacer?

  1. Para empezar, no debemos entrar en su juego. Nuestra mejor opción es no dejarnos llevar por quien continuamente está molesto o quiere ser siempre el protagonista.

  2. Debemos aceptarlos. Concienciarnos de que no podemos hacer nada para que cambien y que nosotros no tenemos ninguna opción de evitarlos. Por lo tanto, aceptar que son así pero sin que te influya.

  3. Si te afecta de verdad y no puedes evitarlo, reflexiona. Piensa por qué te está afectando tanto, si debes permitir eso y qué debes cambiar. Modifica tu punto de vista, trata de verlo con humor y como una enseñanza de lo que no tienes que hacer tú. Eso te ayudará.

 

Fuentes según orden que aparecen en la lectura

1. Cristina Soto Padua, MA. Recurso del Programa Ayuda al Empleado de INSPIRAcsoto@inspirapr.com

2. Abuso emocional y verbal: Oficina para la Salud de la Mujer en la Oficina del Subsecretario de Salud en el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.https://espanol.womenshealth.gov/relationships-and-safety/other-types/emotional-and-verbal-abuse.

3. Meltzer, D. (1986). The analytical world: institutions and limitations. Journal of Analytical Psychology, 31(3), 263-265.

4. Júlia Puigbó Vivas (2019).Familia tóxica: características y cómo alejarse https://www.psicologia-online.com/familia-toxica-caracteristicas-y-como-alejarse-4328.html#refs

5. Daniel Molina (2018). Familias Tóxicas https://www.psicologoemocionalonline.com/familias-toxicas/

6. Raquel Lemos (2019) Cómo lidiar con compañeros de trabajo tóxicos.https://lamenteesmaravillosa.com/companeros-de-trabajo-toxicos/

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos